martes, 31 de mayo de 2011

Las personas obesas sienten más atracción por la comida

Todos recibimos diversos estímulos que nos llevan a iniciar una comida. Podemos comenzar a comer por hambre, porque sentimos aroma a algo rico o porque vimos un alimento muy apetitoso que nos estimulo a consumirlo.

Sin embargo, las personas obesas sienten más atracción por la comida que una persona de peso normal, es decir, ante un alimento sabroso y tentador, los primeros tendrían mayores deseos de comer.

Esas son las conclusiones de un estudio reciente que examinó a personas con sobrepeso y de peso normal y evaluó su respuesta ante señales de comida.

52 mujeres de peso normal y otras 52 con sobrepeso fueron expuestas al aroma y la presencia de un pizza, luego se midió la cantidad de saliva segregada por las participantes y las respuestas psicológicas.

Las mujeres sin sobrepeso salivaron menos al ver y oler la pizza, pero las que padecían exceso de peso crearon un tercio más de saliva que lo habitual y sintieron más deseos de comer, sin embargo, aun cuando podían comer todo lo que quisieran, las mujeres con sobrepeso no comieron más.

No obstante, los resultados de este estudio son importantes para el tratamiento de la obesidad, ya que si sabemos que la atracción por la comida es más fuerte en los obesos, ellos podrían comer más seguido y ante mínimas señales estimulantes.

Por eso, lo ideal es aprender a responder de manera diferente ante las señales que nos llevan a comer y minimizarlas, es decir, si sabemos que cuando vemos una torta comemos, mejor no tener torta en casa.

Es decir, si reducimos los estímulos y además, aprendemos a responder de manera diferente a los mismos, podemos lograr grandes resultados en el control de la ingesta de alimentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada