martes, 31 de mayo de 2011

Lo que comen los padres también afecta a los hijos

Vamos a seguir hablando sobre un tema muy preocupante que cada vez afecta a más personas. Se trata de la obesidad, esta enfermedad cada vez cobra más victimas a una velocidad alarmante. Los hábitos alimenticios cada vez se descuidan más lo cual tiene grandes repercuciones en la sociedad. Ya que, las nuevas generaciones están aprendiendo a comer mal, por tanto, en unos años la cantidad de gente que sufre de obesidad será muy grande.

Es importante que las personas tengan en cuenta que lo que comen no solamente los afecta a ellos mismos, sino también a sus hijos. Como ya hemos hablado aquí, la obesidad puede heredarse, por tanto, el que un padre mantenga una dieta alta en grasas aumenta el riesgo de concebir hijos con propensión a la diabetes y que puede llegar a tener trastornos alimenticios.

Un estudio que se publicó en la revista Nature concluyó que patologías como la obesidad o la diabetes pueden transmitirse de forma no genético. Hasta ahora esto no se había tomado en cuenta, ya que, se sabía que los padres obesos o diabéticos tienen un alto riesgo de transmitir estas enfermedades a sus hijos, pero es la primera vez que se demuestra científicamente cómo un factor no genético. Con esto nos referimos al régimen alimentario paterno, el cual puede desencadenar un proceso diabético en la descendencia.

Por tanto, una vez más resaltamos la importancia de alimentarse saludablemente y seguir una rutina de ejercicios semanal. No solamente nuestra salud está en juego sino también la de nuestros hijos, esto debería ser razón suficiente para cuidar lo que comemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada