jueves, 26 de mayo de 2011

La dieta en la niñez determina el desarrollo escolar

Hemos dicho muchas veces que las primeras comidas, así como la alimentación durante la infancia, tiene gran influencia en la salud futura de los niños, afectando ésto la salud física, emocional y mental.

Un nuevo estudio ha confirmado lo antes dicho, habiendo descartado otros factores previamente que también influyen en el desarrollo escolar de los más pequeños.

La investigación inglesa señala que los niños que a los 3 años de edad consumieron mayor cantidad de comida basura, como alimentos muy procesados, con alto contenido en sodio y azúcar, tenían un menor progreso en su colegio.

En comparación con otros niños, aquellos cuya dieta se basaba principalmente en comida chatarra tenían un 10% menos de probabilidades de alcanzar el desarrollo esperado para los 6 y 10 años de edad.

Después de descartar la intervención de factores tales como bajos ingresos de los padres o malas condiciones de la vivienda, se pudo comprobar una sólida relación entre los hábitos alimenticios durante los primeros 3 años de vida y el posterior desarrollo escolar.

La dieta posterior a los primeros años del niño no influyen de manera significativa comparada con la que poseen en su primera infancia.

Una vez más, queda confirmado que la alimentación que reciben los más pequeños al inicio de su vida es un gran determinante de su salud futura, así como de su nivel cognitivo y desarrollo escolar.

Tal vez ésto tenga que ver con que es en los primero años cuando aún se encuentra en etapa madurativa y de desarrollo el sistema nervioso central que, no sólo se puede estimular mediante movimientos o ejercitación mental, sino que la dieta y sus nutrientes son un factor verdaderamente influyente.

Por ello, es de gran relevancia que los niños sigan una dieta equilibrada y saludable para poder maximizar su potencial desarrollo escolar y beneficiar su salud futura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada