lunes, 6 de junio de 2011

La deshidratación y el rendimiento mental

Como ya hablamos en varias ocasiones, beber bastante agua es esencial para que el organismo procese nutrientes, tenga una circulación normal y el balance correcto de líquidos. Pero además, es muy importante para que el cerebro funcione correctamente.

Es por esto que los niños en edad escolar deben estar bien hidratados, fundamentalmente en los períodos de pruebas. Según un estudio sobre la hidratación y el rendimiento cognitivo, a medida que el cuerpo pierde líquidos nuestra capacidad intelectual va disminuyendo de forma progresiva y muchas de las funciones congnitivas se van debilitando.

¿Cuánta agua se debe tomar al día? Lo ideal es tomar el 4% de su peso en agua al día. Por ejemplo, si pesas 50 kg, debes tomar al menos 2 litros.

Es importante que si no se está acostumbrado a tomar esa cantidad de agua diaria que se comience poco a poco. No se deben hacer cambios bruscos.

Según estudios, cuando se pierde el 1% del líquido que nuestro cuerpo necesita, tardamos más tiempo en reaccionar y nuestra memoria disminuye. Si se pierde más del 3%, entonces pueden aparecer fuertes dolores de cabeza, alteración en la destreza, y desorientación. Cuando las pérdidas superan el 6% es frecuente que se produzcan delirios y/o alucinaciones, disminuye drásticamente la memoria a corto plazo y la capacidad de concentración.

En el caso de los niños es importante que beban líquido durante todo el día, no solo cuando sienten sed.

Tener sed equivale a estar ligeramente deshidratado, aunque muchas veces la persona puede deshidratarse aun antes de sentir sed.

Por tanto, no descuides la cantidad de líquidos que consumes a diario, ya que tu salud mental y física dependen de ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada