lunes, 6 de junio de 2011

El té embotellado

El té es mundialmente conocido por ser un gran antioxidante, ya que contiene polifenoles, los cuales aportan grandes beneficios tales como: la disminución de la inflamación y del colesterol, mejora de la salud cardiovascular, menor crecimiento de algunos tumores, mejorías en la degeneración macular, el envejecimiento de la piel y las infecciones de orina. Debido a esto muchas personas que esfuerzan por incluirlo en su dieta diaria.

Dado los tiempos en que vivimos muchas veces resulta imposible preparar esta bebida en ciertas situaciones, es por esto que las personas recurren a el té embotellado.

Lo que no se sabe es que, éste no es tan sano como los fabricantes quieren hacernos creer, ya que contiene una significativa cantidad menos de polifenoles que el té natural.

Según estudios, mientras una taza de té contiene entre 50 y 150 mg de polifenoles, la misma medida pero de té instantáneo contiene en algunos casi 37 mg y en otros inclusive no supera los 10 mg. Por tanto, si bien el sabor del té embotellado y su diseño es más atractivo, la cantidad de nutrientes saludables que contiene es muy inferior, casi inexistente.

¿Cómo se explica esto? De forma muy curiosa. Los polifenoles tienen dos grandes desventajas que le juegan en contra a los fabricantes de té enlatado: son amargos y astringentes. Por tanto, los fabricantes optan por reducir estas sustancias, las cuales son la que le dan buena fama al té y hace que se venda más, para poder obtener un sabor más delicioso y atractivo. Para lograr esto, se agrega menos té y más sustancias típicas de las bebidas procesadas, tales como, azúcar, jarabe de maíz, edulcorante o cafeína, lo cual puede llegar a convertir al té embotellado en algo dañino.

El té es la segunda bebida, después del agua, que más se consume y los números siguen aumentando, Que importante es, entonces, tener mucho cuidado con estas cosas, ya que pueden perjudicar gravemente nuestra salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada